El municipio de Soto del Real, antigua villa Chozas de la Sierra, se caracteriza por su tranquilidad y encanto. Apenas a 43 kilómetros del centro de Madrid se ha convertido en un oasis de paz que ofrece además variadas actividades lúdicas y deportivas. 

Seguramente todos conozcan el pueblo de Soto del Real por la famosa cárcel que se encuentra a menos de 10 minutos del municipio. Sin embargo, este tranquilo lugar tiene muchas más cosas que ofrecer y que quizás no todo el mundo sabe.

Su geolocalización es de lo más rica y variada. Está muy cerca de la Pedriza, del pueblo de Miraflores, del embalse de Santillana y de la zona de Canencia y Morcuera, siendo además una de las puertas de entrada al parque Nacional de Guadarrama. Limita con Manzanares el Real al oeste, Miraflores de la Sierra al este, Colmenar Viejo al sur, y Rascafría al norte. Además, por Soto del Real pasa una de las cañadas más importantes que es la Cañada Segoviana.

Está bastante extendido a nivel de urbanizaciones, siendo el núcleo del pueblo muy pequeño. Por sus calles se respira tranquilidad y paz, una de sus principales características. Con los años algunos de sus edificios han sufrido reformas, como el ayuntamiento o algunas casas, sin embargo, hay partes que permanecen intactas y tal y como fueron construidas hace años.

Hay que destacar de Soto la Iglesia Parroquial de la Inmaculada Concepción que se encuentra situada en el casco antiguo. Está  junto al pequeño puente medieval bajo el que pasa el arroyo Chozas, une la plaza del pueblo con la propia iglesia. La torre de la iglesia data del siglo XV y el resto de su estructura, de estilo barroco, se comenzó a construir en el siglo XVI y se finalizó en el XVIII. 

Otro de los edificios más importantes del municipio y que es obligatorio ir a ver es la Ermita de Nuestra Señora del Rosario, la patrona del pueblo. Se levantó en 1954 sobre una mesetilla roqueña de unos 1.000 m2 a una distancia aproximada de un kilómetro y medio del municipio. Presenta una arquitectura sencilla que se integra de forma natural con su entorno geográfico. Es acogedora, simple y con encanto.

No solo hay muchos lugares interesantes más que visitar, como el Parque del Río o la Plaza principal de la Villa, sino que también Soto te ofrece la posibilidad de hacer diferentes actividades lúdicas y restaurantes con buena comida. 

En la zona podemos hacer hípica, paintball, karts, tiro al arco, senderismo, deportes varios, visitar el invernadero del pueblo y tras todo esto acabar en el bar-restaurante de hamburguesas más famoso de todo el pueblo, el ‘Burger Julian´s’, donde podrás comer increíbles hamburguesas caseras y de gran tamaño. 

Con apenas poco más de 8.000 habitantes, Soto del Real es un resquicio de naturaleza, paz y actividades que te ofrece la Sierra de Madrid.