La Comunidad de Madrid invita a descubrir la riqueza natural de la región a través de sus sendas. Dentro de la Red de Sendas Verde de la comunidad, la Senda del Genaro se caracteriza por ser la que representa mayor longitud en su trayecto, con un recorrido de 61 Kilómetros.

Clasificada por la Federación Madrileña de Montañismo como Senda de Gran Recorrido, La Senda de Genaro discurre en el entorno que rodea el embalse de El Atazar, pasando por varias localidades que suponen el plan ideal para disfrutar de la belleza de su entorno, su patrimonio histórico y de su gastronomía. Son siete los términos municipales que recorre esta Senda, partiendo desde El Berrueco en dirección a Patones de Arriba, para continuar hasta el Atazar, Robledillo de la Jara, Cervera de Buitrago, El Hospitalillo y por último, Mangirón desde donde se regresa al punto de partida.

LA SENDA DEL GENARO: UN PAISAJE INIGUALABLE

La Senda de Genaro se caracteriza por sus valores etnográficos y ambientales, acompañados de sus paisajes llenos de gran variedad de flora y fauna. Un itinerario ideal para hacerlo por etapas en la época de primavera, cuando las laderas se cubren con mantos blancos de flores de la jara pringosa y otoño para disfrutar de la explosión de color de los árboles caducifolios. El recorrido está marcado con marcas blancas y rojas que pertenecen a la ruta homologada por la FEDME GR-3000, sus tramos presenta variantes acondicionadas para hacer en bicicleta, pero exceptuando esas variantes, todo el recorrido tiene preferencia para los senderistas, por lo que se requiere prudencia y precaución, en aquellos tramos en los que sus caminos se cruzan.

La Senda de Genaro es un recorrido diverso, en ocasiones duro por su desnivel y climatología, que debido a su buen número de kilómetros, el recorrido ha sido dividido en siete etapas de dificultad media, comenzando el viaje por El Berrueco, una villa con gran patrimonio natural y artístico de la zona, y poniendo fin en el popular Patones de Arriba , el pueblo que pasó desapercibido para las tropas napoleónicas durante la invasión francés y que ha pasado de estar prácticamente en ruinas a convertirse en una referencia turística de la Comunidad de Madrid.

La Senda recibe el nombre de Genaro a consecuencia de sus orígenes, cuando un grupo de jóvenes trabajaban para marcar los caminos de arrieros que se utilizaban para llevar los productos desde la Sierra Norte de Madrid hasta la capital, que el alcalde propuso reutilizar. Los caminos están marcados por un muñeco pintado de color azul, al que uno de los jóvenes bautizó como Genaro en sus duros días de trabajo. Con este proyecto, el alcalde tomó la iniciática de dar forma a estos caminos de acuerdo a criterios más técnico y contando con la colaboración de los vecinos de los municipios de la Mancomunidad. Una Senda del ‘muñeco azul’ que rodea el gran embalse del Atazar y que está inscrita en el registro por la Federación Madrileña de Montañismo, con el número 300.

CONOCE LOS PUEBLOS DE LA SENDA DEL GENARO

El Berrueco

Uno de los pueblos de la Sierra Norte de Madrid que recoge un gran patrimonio natural y artístico de la zona, con antiguos restos  como un puente romano sorbe el Arroyo Jóbalo, una atalaya de época musulmana de 3’3 metros de diámetro y la Iglesia de Santo Tomás Apóstol, construida con mampostería y sillares. Sin Olvidarnos del Museo del Agua y del Patrimonio Hidrográfico que refleja la importancia de los recurso económicos y naturales existentes en la zona.

Patones de Arriba

El ‘Pequeño Reino De Patones’ ofrece rutas de senderismo y cicloturismo, donde comer y dormir, además de disfrutar de rutas guiadas y exposiciones del amplio patrimonio arquitectónico de la zona. Patones de Arriba es una mezcla de tradición histórica y descubrimiento de resto arqueológico, donde paseando por sus calles puedes encontrar gran variedad de museos.

Atazar

Este municipio da nombre a uno de los embalses más grandes de la Comunidad de Madrid, en él destacan los corrales y tinados que se encuentran dispersos en la localidad, además de sus paisajes donde se cultivaba el cereal, que junto a la ganadería, eran el medio de vida del pueblo antiguamente. El Atazar  es el entorno ideal para practicar deportes náuticos como vela, windsurf o piragüismo, así como rutas en bicicleta o senderismo.

Robledillo de la Jara

El roble y la jara dan nombre a este pueblo, que junto con los madroños, fresnos y chopos son protagonistas de su entorno natural. En Robledillo de la Jara se puede disfrutar de un agradable paseo por el Camino de El Villar que lleva a la presa, donde se pueden ver algunas de las construcciones que quedaron anegadas por el embalse.

Cervera de Buitrago

Rodeada de ríos y embalses, se convierte en el entorno ideal para realizar actividades al aire libre como deportes acuáticos, senderismo o rutas en bicicleta. La principal muestra de patrimonio artístico es la Iglesia de Santa María de los Remedios y el Museo de los Sentidos, que cuenta con un circuito sensorial que lleva a experimentar un viaje por la naturaleza.