El puente de la M-604 se ha reabierto al tráfico esta semana después de permanecer cerrado al tráfico durante casi cinco meses. El pasado mes de septiembre se anunció el corte de la conexión de la A-1 con la M-604, la carretera que da acceso al Valle Alto del Lozoya a municipios como Rascafría, Lozoya o Garganta de los Montes.

En la nota informativa, apuntaban a que los cortes se prolongarían durante aproximadamente dos meses. El corte se produjo un día después de lo señalado, el 17 de septiembre de 2019, con una fecha estimada de finalización a «finales de noviembre». Finalmente ha sido en la primera semana de febrero cuando han terminado los trabajos.

Las obras han consistido en la instalación de muros de hormigón en los laterales donde antes había barreras para evitar que se produzcan accidentes como el del puente del kilómetro 72 que provocó su cierre y posteriores modificaciones hace más de un año.

Ahora, las obras continúan en este puente, el de la salida 72 donde la circulación también ocasionaba ciertos problemas. Este tramo, necesario para el cambio de sentido que llevaba a la incorporación a la m-604, no cuenta con las líneas de circulación pintadas sobre el asfalto, además hay una hilera de vallas que hacen de la curva un tramo muy cerrado que obliga a frenar rápidamente a los conductores que vienen de la autovía.