Puebla de la Sierra es uno de los municipios pertenecientes de la Sierra del Rincón, que fue catalogada como Reserva de la Biosfera por la Unesco en 2005. Llegar a esta este pueblo no puedes hacerlo de casualidad, ya que es el más aislado de esa zona. Durante 18 kilómetros del camino, ningún otro pueblo aparece. Su carretera llega a alcanzar en algunos puntos los 1.600 metros de altitud. Su distancia de otro núcleo urbano permite disfrutar de unas privilegiadas vistas de naturaleza.

UN PUEBLO CON MUCHA HISTORIA

Su origen se remonta al siglo XII por razones defensivas, aunque también se cree que los primeros asentamientos en esa área fue durante la época árabe. Lo cierto es que la primera referencia sobre la misma no se encuentra hasta el año 1304.

En aquel entonces, la aldea tenía el nombre de Puebla de Mujer Muerta, debido a los cerros a su alrededor que recuerdan a una mujer yacente. Curiosamente esa denominación ha permanecido hasta hace poco. Fue en 1940 cuando en el BOE se cambió el nombre de Mujer Muerta por el de Puebla de la Sierra.

Otra curiosidad de este pueblecito es que es uno de los de mayor extensión de la Comunidad de Madrid con casi 58 kilómetros cuadrados. A la misma vez es uno de los más despoblados con 61 habitantes.

Con estas características, Puebla de la Sierra es un lugar ideal para desconectar y disfrutar de su situación geográfica. Y es que el municipio está enclavado en un valle encajonado, cuyo paisaje está formado por grandes masas boscosas. En dicha zona se encuentra la Reserva Nacional de Caza de Sonsaz y el río de La Puebla.

¿QUÉ HACER EN PUEBLA DE LA SIERRA?

Si quieres aprovechar la naturaleza, Puebla de la Sierra cuenta una senda de 8 kilómetros que llega hasta el Cerro Larda. La ruta de senderismo tiene bastante desnivel, pero al llegar al cerro el esfuerzo se ve recompensado por las vistas sobre el valle.

No obstante, la naturaleza no es el único atractivo de este municipio de repoblación, ya que sus edificios siguen manteniendo la arquitectura tradicional serrana. Los casas están construidos con piedra oscura y rematados con detalles de madera.

Asimismo, varios edificios de oficio han sido recuperados y conservados por los habitantes del pueblo: la fragua, el Molino de Abajo y Tinaos de Pastores. Igualmente se pueden visitar la Iglesia Parroquial de la Purísima Concepción y la ermita, dos edificios de arquitectura religiosa. La tradición también se sigue manteniendo a través de sus fiestas.

La Puebla de la Sierra sigue trabajando para hacer de su municipio un atractivo turístico y cuenta con ‘El Valle de los Sueños’, un museo al aire libre. Esta iniciativa comenzó en 2005 con el escultor local Federico Eguía. A día de hoy a lo largo de 1.300 metros se encuentran unas 50 obras de 28 artistas.