A 90 kilómetros de Madrid y escondido en uno de los espacios más bonitos de Madrid, la Sierra del Rincón, se encuentra el municipio de Prádena del Rincón. Este es un pueblo pequeño de apenas 132 habitantes, una cifra que puede parecer pequeña, pero que llama la atención teniendo en cuenta que son 34 más que hace menos de una década. Su entorno único ha hecho de esta localidad un lugar muy atractivo para vivir.

Varios son los ingredientes que reúne Prádena del Rincón para tratarse de un lugar tan valorado por todos los que lo conocen: es un municipio pequeño y tranquilo, que transmite paz, conserva elementos de la arquitectura tradicional y se ubica en la Sierra del Rincón, que fue declarado Reserva de la Biosfera de la UNESCO en 2005. Desde hace unas décadas, este municipio se ha convertido en el lugar elegido por muchos madrileños para establecer su segunda o primera residencia.

UN PUEBLO POR EL QUE PARECE NO PASAR EL TIEMPO

A lo largo del pueblo se pueden observar un buen número de construcciones de carácter tradicional, edificios de piedra, en general casas grandes de una o dos plantas, con pequeños patios, muros de mampostería, armazón de madera y tejados de teja árabe. Paseando por la zona oeste de la localidad, que se encuentra en cuesta, hay una vivienda con un rótulo “el rincón silvestre” en cuyo interior se conserva un huerto medicinal, que hace referencia a las plantas medicinales que tradicionalmente se usaban como remedios. En algunas viviendas y edificios aún se conserva en la fachada un saliente en forma circular que pertenece a los antiguos hornos de pan, típicos de la zona.

Uno de los aspectos más interesantes de Prádena del Rincón es el impulso que se ha dado a la rehabilitación. Se han respetado los materiales tradicionales en las nuevas construcciones y en las rehabilitaciones de edificios que se han llevado a cabo. Se han respetado las tipologías de construcción en la remodelación de las viviendas que quedaron abandonadas tras el éxodo rural que se produjo a mediados del siglo pasado hacia la ciudad. Entre sus edificios destaca la iglesia de Santo Domingo, que data de la época de fundación de la localidad, tras la reconquista del territorio a los árabes. La construcción cuenta con una imponente torre y dos pórticos. En honor a la Virgen del Carmen se celebran este fin de semana las fiestas patronales.

LA PUERTA A LA SIERRA DEL RINCÓN

Junto con Horcajuelo, Prádena del Rincón es una de las puertas a la Sierra del Rincón. El municipio se encuentra elevado sobre una colina y rodeado por agua, varias regueras y arroyos lo rodean. Se encuentra rodeada de importantes muestras naturales, entre las que destaca la vegetación de soto y ribera, encinares, melojares, hayedos – “El Hayedo de Montejo” – y pinares, además de una inmensa variedad de fauna. A apenas 2 kilómetros del municipio se ubica la Laguna del Salmoral, en la que se puede encontrar un observatorio de aves y anfibios, un arboreto con las especies botánicas más comunes y un museo geológico al aire libre.

Prádena del Rincón cuenta con cuatro sendas que forman parte de las Sendas de Madrid, accesibles para todo el público. Estas recorren el entorno de la Reserva de la Biosfera de la Sierra del Rincón, más de 15.000 hectáreas que abarcan cinco municipios: La Hiruela, Horcajuelo, Montejo de la Sierra, Prádena del Rincón y Puebla de la Sierra. Aquí se multiplican las especies animales y vegetales. Montes verdes, cortados por rocosas en las que puede observarse la pizarra o las aristas de las cuarcitas, además de pastos y pueblos tradicionales.