La Sierra de Guadarrama fue declarada Parque Nacional en junio de 2013. Es el segundo Parque Nacional de España más visitado, por detrás del Parque Nacional del Teide, con 2,4 millones de visitantes al año.

Este Parque Nacional ocupa 33.960 hectáreas de la Sierra de Guadarrama en el Sistema Central. Divide en dos la meseta castellana y separa las cuencas hidrográficas del Duero y el Tajo y las provincias de Segovia y Madrid. La mayor parte de su superficie lo ocupan cumbres dominadas por afloramientos rocosos y pastos y matorrales de altura.

Se localiza en la parte oriental del Sistema Central y se extiende por las cumbres de la Sierra de Guadarrama, de las cuales casi el 64 % corresponde a la Comunidad Autónoma de Madrid, con 15 municipios adscritos al Parque. El 36 % restante pertenece a Segovia con 19 municipios, en la Comunidad Autónoma de Castilla y León. El pico de Peñalara, con sus 2.428 metros sobre el nivel del mar, es la cima de mayor altitud.

ESPECIES Y ECOSISTEMAS

Sus principales ecosistemas son los pinares de Pinus sylvestris sobre suelos silíceos, lagunas y humedales de alta montaña, formaciones y relieves de montaña y alta montaña, quejigares y melojares, matorrales supraforestales, pastizales de alta montaña, estepas leñosas de altura y cascajares y pinares, sabinares y enebrales.

El pasado mes de noviembre, el Patronato del Parque Nacional de la Sierra de Guadarrama aprobó el Plan Rector de Uso y Gestión (PRUG) del Parque, un reglamento que garantiza la conservación de los ecosistemas y especies, al tiempo que regula actividades compatibles con su protección.