La consejera de Transportes, Vivienda e Infraestructuras, Rosalía Gonzalo, se ha reunido esta mañana con la Plataforma por la Movilidad en el Norte de Madrid para conocer y analizar las necesidades de transporte de los 21 municipios que integran dicha plataforma, que nace con el objetivo de garantizar la movilidad de los 40.0000 vecinos que residen en esta zona de la región.

La Comunidad de Madrid, dentro de sus competencias y a petición de la plataforma, estudiará nuevos recorridos para mejorar las rutas de los autobuses interurbanos que dan servicio en el norte de la región.

La consejera ha exigido al Ministerio de Fomento que asuma sus competencias y lleve a cabo proyectos tan importantes como son la variante de la A1 y la mejora de la red de Cercanías.

LA SIERRA NORTE, LA PEOR COMUNICADA

Los vecinos de la Sierra Norte han llevado a cabo sucesivas quejas por las dificultades de comunicación con la ciudad de Madrid y otros municipios de la zona. Concretamente, el Valle del Lozoya cuenta únicamente con tres autobuses diarios que se reducen a dos los fines de semana con un trayecto estimado de 2 horas y 45 minutos entre Rascafría y Plaza de Castilla (Madrid).

Las demandas de un trayecto más rápido llevaron a medidas como eliminar de recorrido algunas paradas como Garganta de los Montes o La Cabrera, aunque esta última finalmente se ha mantenido para dar servicio a las personas que acuden a este municipio a distintas actividades formativas y de ocio.

Además, la comunicación con otros municipios como Lozoyuela y Buitrago del Lozoya que permiten el trasbordo con otros autobuses se limitan a los días lectivos. Desde la Comunidad de Madrid, la respuesta a estos problemas siempre ha seguido la línea de la rentabilidad de las líneas de autobuses.