Desde el pasado 28 de Febrero de 2019 la zona del centro del municipio de La Cabrera acoge un nuevo contenedor. Este pretende que todo el residuo orgánico no acabe en el vertedero, lo que además, aseguran implica que “no tengamos que pagar más por nuestros residuos”.

Inicialmente se han ubicado en la zona del Centro en las calles Las Matas, San Isidro, Justicia, Mirasierra y Plaza de la Losa. Este Proyecto que el Ayuntamiento de La Cabrera ha puesto en marcha junto con la Mancomunidad Valle Norte de Lozoya pretende incentivar la separación y posterior tratamiento del Residuo Orgánico domiciliario.

UN PROYECTO CON DOS FASES

Desde el año pasado ya se puso en marcha la primera fase, en la que los destinatarios fueron Grandes Productores de Residuo Orgánico: Restaurantes, Residencias y el propio C.E.I.P. Pico de La Miel (que ya separa este residuo en su cocina y en el comedor escolar).

A partir del 28 de febrero ha dado comienzo la segunda fase de este proyecto, incluyendo  el cubo marrón en 5 puntos de residuos del municipio en el centro del casco urbano, en islas de residuos que afectan a 470 domicilios de esta zona.

La Mancomindad Valle Norte se encargará de la recogida separada de este residuos con una temporalidad adaptada a las necesidades del municipio. y poniendo al alcance de los usuarios una línea de información y contacto a través de la aplicación Línea Verde La Cabrera.

Para consultar qué tipo de residuos se tienen que depositar en estos contenedores, el Ayuntamiento ha elaborado un documento en el que se especifica.

BENEFICIOS DEL COMPOSTAJE DE RESIDUOS ORGÁNICOS

Separando adecuadamente este resiudos y volviendo a incorporarlo en la cadena de producción se logra lo siguiente, según explica el Consistorio:

  • Podemos reutilizar el 40-50% de los residuos que generamos.
  • Se reduce las emisiones de CO2
  • Reducimos la cantidad de residuos que van a vertedero, lo que a la larga nos afectará en las tasas municipales de basuras.
  • Favorecemos procesos de economía circular, optimizando recursos.
  • Protegemos el suelo, aportándoles nuevos nutrientes

“Juntos podemos cambiar el modelo lineal de consumo y deperdicio, por un modelo circular que potencie la sostenibilidad de nuestro planeta”.