incendio El Berrueco

El incendio forestal que se ha iniciado esta noche y permanece activo en una zona arbolada del término municipal del Berrueco, Madrid, ha obligado al desalojo preventivo de algunas viviendas diseminadas por la zona. Ya se ha decretado el nivel 0 ya que parece que el incendio está controlado.

La carretera M131 ha sido reabierta tras permanecer la noche de este miércoles cortada al tráfico a causa del incendio. Por otro lado, la carretera M127 permanece cortada. A primera hora del día, el incendio ha bajado de intensidad y evoluciona favorablemente. El fuego no está controlado y, por tanto, se sigue trabajando para acotar su perímetro.

En estos momentos se van a incorporar los medios terrestres para colaborar en la extinción y a las 9.00 horas se esperan los relevos de los medios que han trabajado durante la noche. Estas mismas fuentes confirman que se mantienen las 23 dotaciones entre Bomberos, y Brigadas Forestales.

Telemadrid publicaba estas imágenes durante la noche de ayer.

Las llamas se originaron por causas que están siendo investigadas, aunque todo apunta a que pudo ser un rayo, poco después de las 21.00 horas en una zona de vegetación próxima a la carretera M-127.

La zona es cercana a la urbanización ‘Pradera del Amor’, entre El Berrueco y La Cabrera. El incendio afecta a una zona de monte bajo, con algún pinar aislado, y se ha extendido hasta una zona próximas a viviendas, lo que ha obligado a desalojar varias casas diseminadas en la zona de manera preventiva.

En el lugar trabajan 23 dotaciones de los Bomberos de la Comunidad de Madrid, así como Brigadas y Agentes Forestales, después de que las brigadas helitransportadas se hayan retirado durante la noche.

Las labores de extinción se están centrando en evitar la propagación del incendio hacia el municipio y las urbanizaciones que hay colindantes. Los trabajos se están viendo dificultadas debido a los continuos cambios en la dirección del viento y la presencia de tormentas en la zona. Está previsto que el dispositivo permanezca trabajando en la zona durante toda la noche hasta controlar y perimetrar las llamas.