En Madrid hay muchos belenes vivientes, pero pocos tan bien valorados y con tanta tradición como este. El Belén Viviente de Buitrago del Lozoya es una cita indispensable en las Navidades de la región. Este municipio de la Sierra Norte acoge cada año a miles de visitantes que acuden a ver la representación del Nacimiento que se lleva a cabo junto a la muralla y el castillo medievales del municipio. 

El Belén ha celebrado este año su XXX Edición, una representación declarada Patrimonio de Interés Turístico Regional por la Comunidad de Madrid.

XXX ANIVERSARIO DEL BELÉN VIVIENTE DE BUITRAGO DEL LOZOYA

Durante dos fines de semana, el pueblo de Buitrago del Lozoya se transforma y se traslada hasta el siglo I a.C. Soldados, pastores, artesanos y animales ocupan las calles que discurren junto a la muralla del pueblo componiendo las distintas escenas que representan el período entre la Anunciación a María y el Nacimiento de Jesús. A diferencia de otros belenes vivientes, el de Buitrago del Lozoya sorprende por ser un belén estático en el que no hay representación teatral dinámica, sino que los actores permanecen estáticos en sus posiciones sin inmutarse ante la visita de cientos de personas ni ante el frío que suele hacer en el pueblo durante estas fechas. 

El Belén representa en la actualidad 39 escenas bíblicas repartidas a lo largo de un recorrido de 1.300 metros en las que participan más de 200 actores, pero esto no fue siempre así. El Belén Viviente nació en 1988, fue iniciativa de la profesora del Aula de Educación de Adultos del municipio, Angelines Paíno, y de su marido, Eusebio García, que junto a un grupo de vecinos convencieron al Ayuntamiento del municipio y a la Delegada de Cultura de la Comunidad de Madrid de que les prestaran su apoyo para realizar un belén viviente. Ese año, 80 actores representaron 11 escenas y 4.000 personas visitaron la escenificación. 

El Belén ha recogido importantes reconocimientos nacionales e internacionales, como el Premio Internacional Mundo Teatre en el año 2000, la declaración de Fiesta de Interés Turístico Regional por la Delegación de Gobierno de la Comunidad de Madrid en el 2001, o el nombramiento de una plaza en 2014, como de Plaza del Belén Viviente por el Ayuntamiento de Buitrago del Lozoya, en reconocimiento al XXV aniversario de su representación.