Pinar de los Belgas

Ecologistas en Acción ha solicitado a la Consejería de Medio Ambiente que incluya el Pinar de los Belgas dentro del Parque Nacional de la Sierra de Guadarrama. Este territorio ocupa más de 2.000 hectáreas en la zona alta del Valle de Lozoya y según la confederación es necesario expropiarlo para su protección.

La portavoz de Ecologistas en Acción en la Comunidad de Madrid, Ángeles Nieto, ha explicado que en este especio está trabajando maquinaria pesada para explotar la madera, algo que antes no se hacía, con lo que se está dañando no solo el medio natural sino el patrimonio.

Esta asociación no se ha querido sumar al manifiesto promovido por RedMontaña, en el que solicitan al Ministerio de Transición Ecológica y el Reto Demográfico que compre este pinar a la sociedad privada que actualmente lo explota, para incorporarlo como monte público al Parque Nacional de la Sierra de Guadarrama y unificarlo al monte de Valsaín.

Ambas asociaciones coinciden en que se debe adherir al Parque Nacional de la Sierra de Guadarrama; pero Ecologistas en Acción rechaza su compra porque “promueve la especulación del monte”.

Por eso, Nieto ha explicado que la mejor solución es la expropiación, por parte de la Consejería de Medio Ambiente. La razón es que son ellos quienes tienen las competencias y la tutela de este monte, y “no supone quitárselo a las bravas a la sociedad actual, sino llevarlo a un tribunal de expropiaciones, adquirirlo por un precio justo y evitar las especulaciones”.

Actualmente, según Ecologistas en Acción, en el monte de Valsaín -que es competencia del ministerio de Transición Ecológica-, se están haciendo “las mismas brutalidades” que en el Pinar de los Belgas.

El valor floral y faunístico del Pinar de los Belgas

Este pinar es una de las masas de pino albar o pino silvestre más importante de la Sierra de Guadarrama y alberga ejemplares singulares de gran porte y longevidad. Además, contiene informaciones forestales protegidas como acebedas, abedulares y tejedas centenarias y es monte preservado y monte protector, según la Ley Forestal y de Protección de la Naturaleza de la Comunidad de Madrid.

Desde el punto de vista faunístico, alberga la colonia de buitre negro (especie catalogada en peligro de extinción en la Comunidad de Madrid) más importante de la Sierra de Guadarrama con 151 parejas. Es la segunda en España, después de la existente en el Parque Nacional de Monfragüe (Cáceres).

Paloma Martín defiende la gestión de la sociedad propietaria

Desde la Consejería de Medio Ambiente han señalado que “hoy por hoy no está previsto adquirir estos montes”. También han defendido la gestión de la sociedad propietaria añadiendo que “cuentan con la ayuda y la coordinación” de la Comunidad de Madrid.

La consejería que lidera Paloma Martín apunta que este pinar es un enclave en el que “gracias al esfuerzo de la propiedad se han conseguido unas altas cotas de edificación de buitre negro”, lo que significa un esfuerzo por parte de los gestores del monte porque tienen que limitar las cotas de aprovechamiento a los periodos de cría para no interferir en la reproducción del buitre negro.