El 8 de marzo se celebra el Día Internacional de la Mujer. El origen de este día tiene que ver con lo ocurrido el 8 de marzo de 1857, cuando miles de trabajadoras textiles decidieron salir a las calles de Nueva York con el lema ‘Pan y rosas’. Se trataba de una protesta por las míseras condiciones laborales y para reivindicar un recorte del horario y el fin del trabajo infantil. Las mujeres trabajadoras comenzaron a reivindicarse entonces y hoy en día siguen haciéndolo con su trabajo, su esfuerzo y sus logros.

En la Sierra abundan estas mujeres y que mejor día que el 8 de marzo para hacer un reconocimiento de todas ellas. Hoy queremos contar la historia de algunas mujeres de la Sierra Norte trabajadoras, políticas, emprendedoras, en mundos de hombres y que, seguramente, harán historia.

ANA: GANADERA DE PRÁDENA DEL RINCÓN

Ana tiene 46 años, vive en Prádena del Rincón desde que tenía 24, pero asegura haber estado vinculada a la ganadería desde muy pequeña. “Cuando tenía 13 años pasaba las tarde esperando al que luego fue mi marido a pie de ordeñadora” asegura. Tomó el control de la explotación ganadera de su marido hace un año y medio, cuando este falleció, y actualmente la gestiona junto a su hijo pequeño. “Más que para mi, lo hice por mi hijo, una persona joven que podría tener otras expectativas” explica, “pero esto le encanta, lo ha mamado, siempre decimos que nació debajo de un chotillo”.

Ana se mueve en un mundo que está prácticamente compuesto de hombres, pero no tiene límites: “es un mundo completamente de hombres, pero no machista, pero que tiene sus limitaciones para las mujeres, aunque ahora tenemos tractores, todo es automático y eso te facilita mucho” explica. Y es que se declara una auténtica apasionada del campo, además se lo recomienda a todas las mujeres que tengan las ganas o la oportunidad de dedicarse a ello. “Es algo que cuando entras en la dinámica descubres que es interesante y yo a día de hoy apuesto 100%”. Ana es un ejemplo de cómo en el campo también hay espacio para las mujeres dispuestas a apostar por estas actividades. “Prejuicio ninguno, al contrario, hay que crecerse y sentirse muy orgullosas” sentencia.

EVA: ALCALDESA DE MADARCOS

Eva María Gallego es la alcaldesa de Madarcos, uno de los municipios más pequeños de la Sierra Norte, desde hace cuatro años. Es una de las solo siete mujeres candidatas que ha presentado el Partido Popular para la alcaldía en los 42 municipios serranos. Aunque no está muy convencida de por qué son tan pocas las mujeres que se animan a embarcarse en esta ‘aventura’ de ser alcaldesa. “Creo que puede ser por la conciliación de la vida familiar y lo laboral. Pero capaces somos y así lo estamos demostrando” explica Eva, que tiene tres hijas y además de alcaldesa 24 horas, como dice ella, es ganadera y educadora infantil, aunque, en este último caso, de excedencia.

Después de pasar su infancia veraneando en Madarcos, siempre supo que quería vivir allí. “Desde bien pequeña tenía claro que quería vivir en Madarcos, que mi proyecto de vida tenía que estar vinculado a este pueblo”, se casó, se mudó al pueblo y finalmente terminó siendo alcaldesa. “Madarcos es concejo abierto, se rige por asamblea vecinal y por eso todos los vecinos estamos muy vinculados al Ayuntamiento, ser alcaldesa solo era un paso más en este amor que tengo a mi pueblo” afirma. La andadura de esta mujer serrana en política acaba de empezar, se presenta a la reelección en mayo, “estoy en modo aprendizaje y me gusta, estoy en una etapa que creo que tengo la energía suficiente” afirma.

JOANA PASTRANA: CAMPEONA, BOXEADORA E INSPIRADORA

Joana Pastrana es dos veces campeona del mundo de boxeo, ha sido la primera española en lograrlo, y dos veces campeona de Europa. Solo tiene una derrota en su carrera profesional, fue en una eliminatoria mundial en Alemania, se fracturó la mano en el primer asalto y aguantó diez más con la mano rota perdiendo por un punto. Seis meses después y tras la operación de la mano se convirtió en la primera mujer del mundo en ganar el campeonato del mundo de peso mínimo.

El camino de esta joven que que vivía en Lozoyuela no ha sido fácil: “este deporte tiene muy poca visibilidad y está repleto de hombres, al principio nadie confiaba en que yo fuera a llegar lejos, nadie me tomaba en serio, pero los números hablan por sí solos”. Y es cierto, Joana se ha convertido en una campeona mundial y un ejemplo para muchas niñas y mujeres, sobre todo para quitarnos prejuicios. “La gente cree que, cuando haces boxeo, vas entrar por la puerta del gimnasio y te van a pegar, pero no es así” comenta, “hay que quitarse los prejuicios, que las mujeres vean que pueden hacer lo que quieran y lograrlo”.

MERCHE: EMPRENDEDORA

Merche abrió su tienda en Rascafría en el año 2014, Rosario6 es un negocio de venta de productos típicos, tradicionales y gourmet de la Comunidad de Madrid. Desde productos gastronómicos hasta souvenirs y objetos artesanales ocupan los estantes de esta tienda. “Mi tiendas es mayormente turística, es un proyecto que nace de esos sueños que tienes y siempre tienes en mente” explica Merche. Y decidió hacer de su pasión, su negocio: “ni en Rascafría, ni en la zona había una tienda así. Incluso cuando abrí, los productos de Madrid no eran muy conocidos, ahora se están promocionando más, pero entonces me costaba encontrarlos”. 

Su decisión de emprender en un pueblo fue valiente, aunque de antemano sabía que no sería fácil, “emprender es complicado y no se dan facilidades, la burocracia es muy aburrida, muy exigente y en un pueblo en los tiempos que corren es muy difícil salir adelante”. Sin embargo, se declara una mujer muy optimista y orgullosa de contribuir a la difusión de los productos locales: “creo que son imprescindibles estas tiendas, aparte de que los productores pueden llegar mejor al público, al turista, para potenciar el producto y el desarrollo local” afirma. Merche emprendió sola y cree en la capacidad de todas las mujeres para sacar sus negocios adelante, “siempre ha estado delante la imagen del hombre pero con muchas mujeres detrás, ahora se ve más porque emprendemos solas, pero siempre hemos estado ahí”.